Ansiedad y depresión

Sufrir. Superar. Aprender. Evolucionar: Los retos de la vida.

Hola chicos, me llamo Lorena Díez, de INTE psicólogos. Aquí os dejo un vídeo grabado recientemente sobre algo que os puede interesar mucho, especialmente en los tiempos que corren, en los que nos asaltan muchas dudas existenciales sobre nuestra vida; y por eso he decidido compartirlo con todos vosotros. Espero que os ayude, como digo, para este y otros tiempos difíciles de los que sgeuro podemos aprender mucho e incluso salir mejorados como personas.

Un saludo 🙂

captura2

¿Te ha gustado el artículo, estimad@ lector@? Valóralo, por favor. Es muy importante para ofrecerte contenido de calidad. ¡Y no olvides comentar! Estaremos encantados de atender tus dudas.

También puedes suscribirte a nuestro boletín para estar informado de todos nuestros nuevos artículos y noticias.

Muy mejorableMejorableBuenoExcelenteMagistral (1 votos, Promedio: 5,00 sobre un total de 5)
Cargando...

TRABAJO Y PSICOLOGÍA. SOMOS ESCLAVOS MODERNOS

libertad

Este artículo es algo así como reflexión hecha en voz alta y que me encuentro verbalizando, de forma cada vez más frecuente, en las sesiones terapéuticas con mis pacientes.

Con ellos, he podido he comprobar cómo desde todos los estamentos sociales –sobre todo a raíz de la última Crisis del 2008, cuyos coletazos seguimos arrastrando-, se nos está inculcando una preocupación excesiva por el trabajo -y por defecto por la formación-, que  está derivando en fuertes y profundos problemas psicológicos. Me explico: Leer más

¿Te ha gustado el artículo, estimad@ lector@? Valóralo, por favor. Es muy importante para ofrecerte contenido de calidad. ¡Y no olvides comentar! Estaremos encantados de atender tus dudas.

También puedes suscribirte a nuestro boletín para estar informado de todos nuestros nuevos artículos y noticias.

Muy mejorableMejorableBuenoExcelenteMagistral (1 votos, Promedio: 5,00 sobre un total de 5)
Cargando...

EL MIEDO Y LOS LÍMITES DEL SER HUMANO

Hace un tiempo, un paciente aficionado a la música me envió el video que comparto aquí arriba con todos vosotros, y que me dio la idea para este artículo, pues lo encuentro muy muy interesante y puede seros de mucha ayuda.

Su título es “10 músicos de Rock y Metal con alguna discapacidad”, y en él se nos muestra a personas con limitaciones físicas –a veces muy severas-, que llegaron a ser muy buenos (en algunos casos, maestros) en el terreno de la música y/o en el dominio de un instrumento musical,  para el cuál en teoría deberían estar totalmente incapacitados.   Leer más

¿Te ha gustado el artículo, estimad@ lector@? Valóralo, por favor. Es muy importante para ofrecerte contenido de calidad. ¡Y no olvides comentar! Estaremos encantados de atender tus dudas.

También puedes suscribirte a nuestro boletín para estar informado de todos nuestros nuevos artículos y noticias.

Muy mejorableMejorableBuenoExcelenteMagistral (1 votos, Promedio: 5,00 sobre un total de 5)
Cargando...

La culpa: La emoción que te ancla en el pasado.

la-culpa

 

LA CULPA: CÓMO NOS AFECTA ESTE SENTIMIENTO A LAS PERSONAS?

“Eliminar la culpa,  curar las heridas y seguir adelante no es fácil.., pero es el camino. “

El tema de la culpa como emoción es fascinante… y cruel. Vivimos en una sociedad donde nos culpan y nos juzgan desde que nacemos y, por lo tanto, aprendemos a culpar y juzgar desde que tenemos conciencia. Mucho antes de buscar la solución, buscamos el culpable.

Cuando somos niños se nos castiga y culpa cuando “ hacemos algo mal “ , sea tirar un plato, manchar una pared con pinturas, olvidar un libro en el colegio…  «Qué manazas eres» -nos dicen. O «qué guarro», o «qué desastre»…

No es de extrañar que aprendamos tan pronto a autocastigarnos cuando algo nos sale mal o nos equivocamos. ¿Que rompo un plato? Es que soy un manazas. ¿Que no soy capaz de defenderme ante una critica injusta? Es que soy un cobarde y un inútil. ¿Que se enfada mi pareja conmigo? Es que soy una pesada, y tiene razón en enfadarse.

Y así ejemplos hasta casi el infinito, y sus efectos son terribles: Sufrimiento, angustia, baja autoestima, tensión, insomnio, …etc.

Vamos a pararnos a analizar la propia palabra culpa.

 

Analizando la palabra culpa

De por si, ya es erróneamente utilizada de base, pues culpable es aquél que hace algo a conciencia, queriendo. La mayor parte de las conductas por las que nos culpamos no son conscientes, ni con conciencia de hacerlas mal adrede. Por ejemplo, hoy he tenido a una madre que ha venido destrozada porque, tras muchas discusiones y conflictos con su hijo ( adicto al juego), le ha quitado las llaves de casa. Este ha sido nuestro dialogo:

    • Madre: “ Ya no podía mas. He llegado al limite, me ha llamado de todo, me quería pegar. Porque es así? Es culpa mía No le he educado bien… No le tenia que haber quitado las llaves no? He hecho mal. Ha recaído por mi culpa».
    • Yo: «Lo has hecho queriendo?».
    • Madre: «¿Cómo?».
    • Yo: «Sí, sí. ¿Le has retirado las llaves para mortificarle y que se juegue la nomina del mes? ¿Para que se fastidie y sufra, y hacerle daño?».
    • Madre: «¡Noooo! Es porque estoy harta de su egoísmo, pero yo quiero que esté bien. Es lo único que quiero».
    • Yo: «¿Entonces de qué eres culpable? ¿De querer que esté bien?».
    • Leer más

  • ¿Te ha gustado el artículo, estimad@ lector@? Valóralo, por favor. Es muy importante para ofrecerte contenido de calidad. ¡Y no olvides comentar! Estaremos encantados de atender tus dudas.

    También puedes suscribirte a nuestro boletín para estar informado de todos nuestros nuevos artículos y noticias.

    Muy mejorableMejorableBuenoExcelenteMagistral (1 votos, Promedio: 5,00 sobre un total de 5)
    Cargando...

    Depresión y ansiedad: ¿Por qué nos deprimimos? ¿Qué podemos hacer cuando esto sucede?¿Hay alguna forma de prevenir la depresión?

     

    ansiedad

     

    Varios son los orígenes o causas de la depresión y ansiedad. Algunos son clarisimos, otros son mucho mas sutiles, pues son mas difíciles de percibir por la persona. A continuación vamos a enumerar las principales causas de la depresión, que hay que definirla como un trastorno psicológico y no como una enfermedad física.

     

    Causas de la depresión

    En primer lugar, la depresión aparece tras algún cambio importante en la vida de la persona, afectando negativamente a esta. Puede ser la perdida de un hijo o de un puesto de trabajo. Si, ya lo se, perder un empleo no parece tan importante como perder un hijo, pero lo que importa realmente no es que se ha perdido, sino la relevancia que le da la persona a esta perdida. Así, hay gente que se deprime por perder un hijo, y hay quien lo hace por estar gordo.

    En segundo lugar, en ocasiones, lo que produce la depresión es la llamada “ruptura de cadenas conductuales” , que es una forma singular de perder reforzadores. Por ejemplo, nos ofrecen un trabajo en otra ciudad, con mejor sueldo y condiciones. En principio es un cambio positivo y lo aceptamos. Hacemos las mismas cosas, vamos al gimnasio, al cine…etc, pero empezamos a sentirnos mal. Sin darnos cuenta hemos perdido reforzadores. La persona con la que echábamos unas risas en el gimnasio de la otra ciudad, la complicidad positiva con una compañera de el anterior trabajo, las vistas de mi anterior piso…,etc. Una serie de conductas que me hacían sentir bien y ha desaparecido.

    En tercer lugar, la depresión podría surgir tras la perdida de reforzadores simbólicos, es decir , determinadas situaciones vitales pueden llevar a que la persona deje de creer en valores que le han dado fuerza toda su vida o que incluso hayan guiado su existencia. Como por ejemplo una persona muy creyente, que en un momento dado pierde su fe en Dios, quedándose con una sensación de vació existencial y vital, y sin el código moral que ha regido su vida.

     

    En definitiva, para que se de la depresión, necesariamente se tiene que dar una perdida. Entonces, porque solo un 10% de la población se deprime, cuando el 100% de la misma sufre en algún momento de su vida una perdida. Porque unos si y otros no? La respuesta esta en el concepto “vulnerabilidad psicológica hacia la depresión”.

    Y que quiere decir esto? Pues que hay personas mas vulnerables a sufrir depresión. Haciendo un símil con una casa, hay personas cuyos cimientos son sólidos y son capaces de aguantar cualquier temporal y otras cuyos cimientos no son tan sólidos y se tambalean ante los temporales; es decir, hay personas con unos cimientos psicológicos sólidos (buenas habilidades sociales,habilidades en el control emocional, habilidades especificas,entorno social y familiar adecuado y reforzante, buena autoestima, valores adecuados, positivismo,etc…) y otras cuyos cimientos psicológicos sufren algún déficit, tienen grietas y son mas vulnerables a las tempestades de la vida, a las pruebas a las que somos sometidos, es entonces cuando surge la depresión como forma equivocada de tapar las grietas en la estructura.

     

    Cómo actuar cuando tenemos depresión

    Y que hago cuando tengo sospechas de que tengo depresión? Primero acudir a un buen profesional de la psicología que haga una correcta evaluación y diagnostico y, si se confirma que se tiene depresión, ponerse en tratamiento. De la depresión se sale, cuesta , pero con ayuda se sale. Y recordar siempre que nadie esta deprimido porque quiere , sino porque no puede evitarlo. Se necesita ayuda y con trabajo y paciencia se sale de ese infierno psicológico en el que se convierte la depresión.

    Como podemos prevenir la depresión? Como hemos dicho antes es menos probable sufrir una depresión si los cimientos psicológicos están fuertes. Para prevenir la depresión el trabajo siempre debe ir encaminado a fortalecer los cimientos psicológicos de una persona; es decir, la autoestima, el control de las cogniciones o pensamientos negativos, la asertividad, la capacidad de buscar y mantener reforzadores, un entorno social reforzante, actividades reforzantes, habilidades en resolución de problemas, etc… Si estos cimientos están consolidados es muy poco probable caer en la depresión.

    Gracias a todos los lectores de este articulo y no dudeis en preguntar cualquier cosa a tarves de la pagina web. Saludos.

    ¿Te ha gustado el artículo, estimad@ lector@? Valóralo, por favor. Es muy importante para ofrecerte contenido de calidad. ¡Y no olvides comentar! Estaremos encantados de atender tus dudas.

    También puedes suscribirte a nuestro boletín para estar informado de todos nuestros nuevos artículos y noticias.

    Muy mejorableMejorableBuenoExcelenteMagistral (1 votos, Promedio: 5,00 sobre un total de 5)
    Cargando...

    ¿Qué es la depresión?

    small_242035859

     

    “Estoy deprimido” . ¿Quién no ha oído esta frase o la ha pronunciado él mismo? En este mundo, con todas sus connotaciones y ritmos vitales acelerados, es hasta necesario deprimirse de vez en cuando, bajarse un par de días del tren para tomar un respiro. El problema surge cuando éste se convierte en crónico y nuestro ser deja de lado la vida, viéndose incapaz de vivirla sin un bastón de apoyo. Ahí aparece la depresión.

    La depresión es el trastorno psicológico más prevalente. Se supone que el 6’9% de los españoles de más de 15 años sufren este trastorno. Siendo la proporción de mujeres mayor que que la de hombres (3 a 1). Es difícil definir este trastorno, primero, porque se puede confundir o estar incluido en otra serie de trastornos físicos y/o psicológicos y, segundo, por la cantidad y disparidad de síntomas que conlleva:

    – Tristeza, apatía… (Disforia)

    – Auto concepto negativo, baja autoestima.

    – Deseo de huir, de permanecer alejado de los demás.

    – Perdida de sueño o sueño excesivo, pérdida de apetito y deseo sexual.

    – Cambios en el nivel de actividad. (Agitación o enlentecimiento)

    -Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio.

    -Dificultades de concentración.

    -Perdida de la capacidad disfrutar de cosas con las que antes lo hacía.

    -Sentimientos excesivos de inutilidad o culpa.

    -Fatiga o pérdida de energía.

    -Etc.

    Pero tranquilos, el hecho de que suframos alguno de estos síntomas no quiere decir que suframos depresión. Tienen que darse un mínimo de cinco de estos síntomas durante un mínimo de dos semanas y al menos uno tiene que ser el primero o segundo de esta lista.

    Debido a estos dos factores el abanico definicional de la depresión es tan amplio como las voces que han surgido para intentar explicar este trastorno. Y he escogido una entre las múltiples ya existentes:

    =&0=&

    Como hemos dicho, es difícil buscar una definición clara sobre la depresión, pues es un trastorno complejo. En mis 17 años como psicólogo clínico tratando con personas con depresión, cada día estoy más convencido de que es como si la persona que sufre este trastorno no aguantase el ritmo de la vida y sus golpes y se refugiase en la tristeza y la apatía como forma de huir de todo aquello que le supera.¡ Ojo! Esto no es algo que se elige, esto esconde algún déficit psicológico en la persona que hay que solucionar para sacarla de ese infierno. No en vano, no he conocido a ningún paciente con depresión que no quisiese encontrarse mejor, simplemente no pueden y necesitan ayuda.

    En el próximo articulo haremos hincapié en cómo se puede prevenir este trastorno y que podemos hacer si pensamos que lo podemos estar sufriendo.

    Mientras tanto, puedes leer otros artículos relacionados con este tema.

    ¿Te ha gustado el artículo, estimad@ lector@? Valóralo, por favor. Es muy importante para ofrecerte contenido de calidad. ¡Y no olvides comentar! Estaremos encantados de atender tus dudas.

    También puedes suscribirte a nuestro boletín para estar informado de todos nuestros nuevos artículos y noticias.

    Muy mejorableMejorableBuenoExcelenteMagistral (1 votos, Promedio: 5,00 sobre un total de 5)
    Cargando...

    Los pensamientos negativos automáticos. Somos lo que pensamos.

     

    pens-neg-2

     

    Se me ocurrió escribir este articulo sobre los pensamientos negativos automáticos a raiz de encontrarme en la práctica terapeútica diaria como psicólogo clínico algunas verbalizaciones por parte de las personas que acuden a nuestra consulta. Estas expresiones son del tipo:  «Soy un fracasado».  «No sirvo para nada». «Cómo voy a encontrar trabajo a mi edad». «Quién me va a querer si estoy como una foca». «Soy tonto, todo el mundo se aprovecha de mí». «Soy débil y cobarde, no se tomar decisiones». «Soy un desastre, tengo que hacer bien las cosas»…, y así casi hasta el infinito.

    Sí. Son pensamientos negativos automáticos. Son automáticos porque se presentan en nuestra mente de repente y sin avisar; y negativos porque expresan una visión sesgada, negativa, y poco realista de nosotros mismos. Y sí, hacen mucho daño, pues tras el pensamiento negativo viene la emoción negativa. Si pienso que soy tonto me sentiré tonto. Si pienso que no valgo me sentiré un inútil. Pues somos lo que pensamos. Nos sentimos en función de que pensamos. A este respecto, a las personas que vienen a mi consulta les suelo poner un ejemplo para que comprendan mejor la importancia de nuestras cogniciones o pensamientos:

    Hace unos años, en una consulta con una de mis pacientes y su madre, cuyo objetivo era explicar la importancia de los pensamientos y cómo funcionaba el mecanismo de ansiedad, les planteé un ejercicio simple. Imaginaros -les dije- que entro por la puerta disfrazado de mujer (Estímulo) .Escribir, por favor, lo que pasaría por vuestra cabeza en ese momento y cómo os sentiríais. La madre escribió que pensaría que estoy loco, que qué poca formalidad y que no volvía más. Su sentimiento fué de sorpresa y enfado. La hija, por su parte, escribió que pensaria que vendría de alguna fiesta o que haría teatro o algo así. Su sentimiento fue de sorpresa, intriga y gracia. Como podemos ver, ante el mismo estimulo, se dan diferentes emociones . ¿Cúal es la clave? ¡ Lo que pensamos!

     

    pens-neg-1

     

    Pero, ¿qué son los pensamientos negativos?¿ Dónde se originan?¿ Nos ocurre a todo el mundo?

    Los pensamientos negativos tienen su origen en normas y límites del entorno familiar y social. A entornos más normativos, exigentes y negativos, mayor cantidad de pensamientos negativos, y menor control sobre los mismos. A entornos sociales más competitivos, más autocastigo y autoexigencia a nivel cognitivo. Esto es simplificarlo mucho, soy consciente, pero es así. Partiendo de esa base, todos – sí, todos-, tenemos pensamientos negativos, pues todos en mayor o menor medida hemos tenido normas que nos limitaban. ¿Quiere esto decir que todos tenemos un problema psicológico con los pensamientos negativos? Ni mucho menos, sólo quiero enfatizar que a todos, en algún momento del día, nos vienen pensamientos negativos. La diferencia está en que hay personas que los localizan y controlan, y otras no tienen las herramientas para hacerlo.

    La diferencia es la gestión emocional, pero acudir nos acuden a todos. Leer más

    ¿Te ha gustado el artículo, estimad@ lector@? Valóralo, por favor. Es muy importante para ofrecerte contenido de calidad. ¡Y no olvides comentar! Estaremos encantados de atender tus dudas.

    También puedes suscribirte a nuestro boletín para estar informado de todos nuestros nuevos artículos y noticias.

    Muy mejorableMejorableBuenoExcelenteMagistral (3 votos, Promedio: 5,00 sobre un total de 5)
    Cargando...

    ¿Qué es la ansiedad? ¿Por qué se convierte en un problema?

    ansiedad

    Como siempre, la complejidad de explicar términos complejos de forma sencilla es evidente.

    La ansiedad, básicamente, es una capacidad innata con la que nace el ser humano. Es una herramienta básica para nuestra supervivencia. En contra de la creencia extendida en la sociedad, la ansiedad no solo no es mala, sino, bien al contrario, es necesaria. Eso sí, siempre dentro de unos parámetros. Más adelante hablaremos de ansiedad buena y ansiedad mala.

    Principalmente, la ansiedad es un mecanismo de defensa que se pone en marcha ante cualquier estimulo que nos produce miedo, sea interno o externo. El mismo miedo nos puede provocar montar en avión (estímulo externo) que pensar que tenemos que hacerlo mañana (estímulo interno). De este modo, cuando algo nos provoca miedo, enviamos automáticamente a nuestro sistema nervioso central unas señales y estas ponen en marcha un complejo sistema de alarma que nos prepara para la acción. Como, fisiológicamente, necesitamos fuerza bruta, bien sea para huir o para afrontar el problema, el organismo reacciona de forma automática e inmediata con la tensión muscular necesaria para combatir la situación que nos ha provocado el miedo.

     

    Esta tensión muscular provoca muchas otras reacciones fisiológicas, como el aumento de la tasa cardíaca (al estar tenso, los músculos necesitan mas oxigeno, con lo cual el corazón aumente su actividad), o el aumento de tasa respiratoria. También se dilatan las pupilas, se dispara la adrenalina y otras sustancias químicas. Todo ello sucede porque tengo miedo y mi organismo esta innatamente preparado para emitir una respuesta.

    En definitiva, entonces ¿qué es la ansiedad?

    Es el proceso que nos permite responder a un estimulo que nos provoca miedo.

    Hasta aquí todo fácil.

    Entonces, ¿por qué la ansiedad, siendo un proceso adaptativo positivo de nuestro organismo, se convierte en un problema?

    Aquí es donde pasamos al siguiente punto para analizar el porque algo “bueno” se convierte en algo “malo” que provoca que ahora mismo, en la población española, el 25% estén sufriendo problemas de ansiedad. En el próximo articulo explicaremos porque la ansiedad se ha convertido en la pandemia de nuestra sociedad. ¿Quién no conoce a alguien que no la sufra?

    Son varios los factores que hacen que la ansiedad se haya convertido en la pandemia de nuestra civilización y su explicación no es sencilla, pues todos están interrelacionados.

    Por un lado, la sociedad ha avanzado mecánica y socialmente a un ritmo demencial y antinatural para el ser humano. No estamos preparados ni fisiológica, ni psicólogicamente, para los ritmos vitales actuales.

    Y es que si la ansiedad provoca tantos problemas es por nuestro ritmo vital. El ser humano esta preparado para estar activo física y mentalmente…, y para descansar. Y descansar quiere decir 8 horas de sueño y 4 de descanso y relajación. Y, por supuesto, 8 horas de actividad. Quien, hoy en día, dedica 8-10 horas a labores relacionadas con la supervivencia, 4-6 horas al descanso y desarrollo socio-familiar y 8-10 horas a dormir? La respuesta es sencilla: solo ciertas tribus, supuestamente subdesarrolladas, que, mira tú por dónde no conocen los trastornos psicológicos. De hecho, ni siquiera tienen esos términos ó conceptos en su lenguaje.

    Pero hay que ser realistas: nosotros no somos una tribu de llanomamos en el Amazonas, sino unos urbanitas en esta gran jungla cada vez mas globalizada. Es la sociedad en la que nos ha tocado vivir y es aquí cuando tenemos que considerar otro de los factores explicativos esencial: Al ser humano se le enseña a comunicarse con otra persona a 5.000 km. de distancia vía Skype o a construir una nave espacial, pero en ningún momento se plantea enseñarle a manejar la ansiedad provocada por todos estos cambios que se han dado en la sociedad; con lo cuál el ser humano se va quedando rezagado emocionalmente, mientras avanza tecnológicamente.

    Las personas cada vez estamos más preparadas para hablar en varios idiomas -incluido el informático-, pero cada vez somos más deficientes para decirle te quiero a tu pareja o para decirle a tu compañero de trabajo lo que no te gusta de él, sin por ello tener una crisis de ansiedad Leer más

    ¿Te ha gustado el artículo, estimad@ lector@? Valóralo, por favor. Es muy importante para ofrecerte contenido de calidad. ¡Y no olvides comentar! Estaremos encantados de atender tus dudas.

    También puedes suscribirte a nuestro boletín para estar informado de todos nuestros nuevos artículos y noticias.

    Muy mejorableMejorableBuenoExcelenteMagistral (3 votos, Promedio: 5,00 sobre un total de 5)
    Cargando...